LAS KATAS DENTRO DE LAS ARTES MARCIALES

   

Por Sifu Nohemí Gómez H.

La práctica de las katas dentro de las artes marciales ha sido durante mucho tiempo tema de polémica. Para el Karate Do, por ejemplo,  las Katas son un elemento  fundamental pues se considera que éstas entrelazan todas las técnicas de defensa y ataque pertenecientes al sistema. Dentro del Tae Kwon Do existen los Pumses que son las técnicas básicas en una sucesión continua de movimientos, creados para proporcionar el medio de entrenamiento ante la posibilidad de defenderse de más de un adversario. Para el Kung Fu, la práctica de las Formas garantiza la continuidad de las antiguas técnicas impidiendo que éstas se pierdan con el tiempo y le dan así identidad y consecución al sistema. Por su parte, para el Lima Lama la Forma representa la pelea imaginaria contra uno o varios oponentes a la vez. Incluso sistemas como el Judo y el Jujitsu también poseen Katas que por lo general involucran a dos practicantes y consisten en una serie de técnicas que no están incluidas en las competencias, incluso en randori, estas incluyen golpes de puño, patadas y el uso de la katana u otras armas.

 

 

 

A pesar de ello, actualmente encontramos sistemas o estilos que no consideran a la Kata como algo importante o necesario, argumentando que si el Arte Marcial existe como un medio de defensa, como un método de pelea, las katas o formas son obsoletas y el entrenamiento debería enfocarse en la práctica de la pelea y la lucha que son el fin mismo del arte marcial en lugar de perder tiempo y gastar energía en danzas que son por demás imprácticas e irreales.

 
   

El Kajukenbo no se ha librado de tal conflicto, pues aunque en el sistema original existen Pinams o Katas, algunas ramas consideran que estas debieran eliminarse puesto que el Kajukenbo fue creado pensando en un sistema de Defensa Personal y por lo mismo debe centrarse en las técnicas de defensa contra ataques reales, con la premisa de que una kata nunca podrá ser ejecutada en una situación de agresión en la calle.

 

Analicemos las opiniones que a menudo están en contra de la ejecución de las Katas:

Muchas personas no consideran válido el hecho de que la Forma sea útil por tratarse de una pelea imaginaria contra uno o varios oponentes, ellos consideran que es totalmente irreal utilizar una kata cuando se tiene la necesidad de pelar, y es muy cierto, una pelea real no acepta coreografías preestablecidas, es decir, sería tonto tratar de ejecutar, por ejemplo, el pinam 2 en una pelea, es gracioso pues aun cuando los movimientos del mismo tienen una secuencia lógica  de defensas y ataques, tendríamos que instruir al agresor para que con el mismo ritmo siguiera la secuencia que requiere tal pinam. ¿Cómo es, entonces que el Pinam funcionará para la pelea?  Pues bien, desde mi punto de vista, la práctica constante y repetitiva de las secuencias de defensas y ataques de una forma, le dan al practicante la habilidad de reacción inmediata y llega el momento en que es capaz de reaccionar instintivamente ante una agresión con una defensa, un contraataque, una proyección, etc. Es decir, no se trata de aplicar una kata ante la agresión, sino aplicar las habilidades que la práctica de la kata desarrolla en la persona.

También existen quienes consideran que el Arte Marcial es cuestión de fuerza,  de rudeza, y que las katas son más bien un baile delicado (especialmente si hablamos de formas chinas) y aburrido que nada tiene que hacer dentro del Arte Marcial.  Pero estamos hablando de ARTE, y el arte es una expresión de la actividad humana mediante la cual se manifiesta una visión personal sobre lo real o imaginado y en esta definición cabe perfectamente la kata, además  una característica importante del arte es la plástica que está relacionada con la belleza y la armonía, correspondiendo a la manera correcta y adecuada en que se conjuntan determinados elementos  desde un punto de vista estético. Por lo tanto puedo afirmar que la manifestación más evidente del ARTE Marcial es la Kata, de otra manera estaríamos hablando quizá de un sistema de pelea y nada más.
Otro argumento de los detractores de la Kata es que un artista marcial en lugar de practicar y memorizar movimientos que no servirán de nada en la lucha, debieran centrarse en practicar estrategias de pelea y en todo caso realizar ejercicios aeróbicos  (carrera, cuerda, etc.) y anaeróbicos (trabajo de peso en el gym) para acondicionar el cuerpo y prepararlo para la pelea.  A mí me parece que la recomendación es buena y las katas son precisamente una buena opción para el acondicionamiento físico.  He escuchado a mucha gente afirmar que les desagrada practicar katas porque se cansan mucho y terminan exhaustos, lo cual les afecta si posteriormente tienen que practicar pelea; esto es verdad, la práctica de katas agota físicamente y eso sólo es señal de que para ejecutar una kata correctamente se debe emplear mucha fuerza, esto pone a trabajar a todo el organismo y se requiere de muy buena condición para una ejecución excelente  desde el inicio hasta el final. Con las Katas, prácticamente todo el cuerpo se beneficia: el sistema articular (músculos, huesos, tendones y ligamentos), el sistema cardiovascular (corazón, venas,arterias y capilares) y el aparato respiratorio (pulmones). No olvidemos que dentro de la historia de la Artes Marciales se señala que el origen de estas se debe a Hua-To  quien estableció  una serie de movimientos  con la finalidad de tonificar el cuerpo. Posteriormente Bodhidarma llega a Shaolín y enseña a los monjes los 18 movimientos de Lo-Han con el mismo propósito pues se encontraban en una situación extrema de debilidad. Cuando se pone énfasis en las posiciones bajas y bien definidas, en los movimientos fuertes y sostenidos, en el ritmo y la fluidez de los mismos, podremos entender porqué la práctica dedicada y consistente de las katas logra desarrollar habilidades y capacidades corporales que permiten al peleador obtener mejores resultados en sus enfrentamientos.

Aunado a estos beneficios, lo anterior también nos muestra que el practicante desarrolla con las katas destrezas, habilidades y capacidades que le servirán no solo en la defensa personal sino también en sus actividades diarias como son la coordinación, el equilibrio, la fuerza, la óptima capacidad cardio-pulmonar, etc.
Finalmente, al ejecutar una forma se pone en movimiento la energía interna, es decir el Ki, Qi o Chi, este fluir de energía, consciente o inconscientemente, dará mantenimiento a los meridianos que son las vías energéticas que se encuentran a lo largo y ancho de nuestro cuerpo, permitiendo así mejorar la salud y manteniendo un espíritu tranquilo y equilibrado.
El Jukensa Kajukenbo es un arte Marcial enfocado 100% a la Defensa Personal y busca darte las herramientas para que puedas salir triunfador cuando seas agredido físicamente y no tengas más alternativa que responder al ataque. Pero ten siempre presente que la práctica de Pinams, Formas y Básicos Lineales tienen una importantísima razón de ser y que en la medida que pongas énfasis en su práctica, experimentarás un gran crecimiento como Artista Marcial y como persona.