Practicando con un propósito

 

Por Sensei Sid Kelly  

Imaginemos a dos gemelos idénticos llamados John y Ben. Crecieron en la misma casa, fueron a la misma escuela, tuvieron los mismos maestros, leyeron los mismos libros y revistas, tuvieron los mismos pasatiempos, vieron las mismas películas, tuvieron los mismos gustos en chicas, ropa y comida, trabajaron en la misma oficina, realizaron el mismo trabajo, tuvieron el mismo jefe y tenían el mismo aspecto y el mismo peso. A los 20 años de edad eran tan semejantes como ningunos otros seres humanos podían serlo. Todo cambió el día en que Ben decidió  que quería mejorar su vocabulario mientras John dijo que él no lo haría.  Así que debido al deseo de Ben de tener un mejor vocabulario, John comenzó a llamarlo “Gran Ben” (Big Ben), y como también tenían un similar sentido del humor  Ben comenzó  a llamar a su hermano “Pequeño John” (Little John).

Nadie sabe qué fue lo que provocó en Ben el deseo de mejorar su vocabulario, pero para lograrlo  hacía lo siguiente por lo menos 5 días a la semana:

  1. Aprendía tres nuevas palabras al día escribiendo su definición, practicando su escritura en enunciados y haciendo un esfuerzo por emplearlas en su conversación diaria.
  2. Hacía lo mismo con cada nueva palabra que encontraba ya fuera en un libro, periódico, revista, película, televisión, radio o conversación; buscaba su significado, la escribía y la utilizaba verbalmente.

Ben había leído en algún lado que nada es fácil, especialmente cuando intentas algo nuevo. Así que teniendo esto en mente comenzó a trabajar muy duro poniendo gran empeño para aprender y practicar nuevas palabras.  Por supuesto, al principio no se notó ningún cambio en su uso diario de palabras, pero entre los seis meses y el año de trabajo ya hubo, para un oído perceptible,  una ligera  diferencia en la elección y el empleo de palabras por parte de Ben. Después de aproximadamente 2 años, todos comenzaron a notar la diferencia.  Los años pasaron y Ben se siguió aferrando a su rutina de las tres palabras entonces  la diferencia entre él y su hermano  se hizo  evidente. Ben se escuchaba como un profesor de Yale, elocuente en cualquier tema imaginable. Mientras que John sonaba como el mismo viejo John, agradable como siempre pero la estructura de sus enunciados verbales se escuchaban más o menos igual que  cuando Ben  decidió mejorar su vocabulario.  Sin embargo, tal como pasa con todas las personas,  el vocabulario de John también cambió a lo largo de los años ya que por naturaleza asimilamos y utilizamos nuevas palabras durante nuestro desarrollo.  Muchas palabras se ponen de moda y se vuelven populares a través de medios como la TV, la radio o los periódicos, esto fue lo que sucedió con John, él asimiló nuevas palabras consciente o inconscientemente por ósmosis.

 

Aunque la historia anterior es hipotética, no hay duda de que luego de un largo periodo de tiempo una persona puede mejorar sus habilidades y conocimientos si practica un tema con un propósito. En este caso, el tema fue  el perfeccionamiento del vocabulario pero, qué sucede con otro tema?  qué pasa con algo que posee una gran gama de actividades como es el Arte Marcial?
Consideremos a dos practicantes de JUDO. Uno igual que John cuyo vocabulario fue mejorado por ósmosis y otro como Ben, cuyo vocabulario fue mejorado mediante la práctica con un propósito. Podemos notar que aproximadamente un 95% de los practicantes de Judo entrenan como John, sólo se presentan y practican, algunos lo hacen regularmente y otros de forma irregular. Algunos entrenan fuerte y otros difícilmente entrenan algo, el resto se encuentran  más o menos a la mitad. Pero el hecho es que ellos solo llegan y practican, claro que  por el simple hecho de llegar y practicar logran algo, hay mejoras, aunque lentamente pero si las hay; de la misma forma que John logró mejorar su vocabulario tomando palabras de aquí y de allá en sus actividades diarias de lectura y diálogo.
Consideremos ahora la práctica del Judo en la forma en que Ben practicó el perfeccionamiento de su vocabulario, mediante la práctica con un propósito. El problema que enfrentan los practicantes de Judo cuando hacenrandori  es que existen muchas habilidades distintas que se pueden aplicar.  Son todas las habilidades requeridas para aplicar derribes, agarres, choques, candados, luego para combinarlos, contraatacar, defenderse,  desarrollar habilidades para maniobrar y sujetar, etc.
Practicar con un propósito consiste en aislar una habilidad y a esto se le  llama  Método de aislar para Educar. Por ejemplo, cuando un estudiante decide  elegir un derribe en particular, puede aislar un componente o elemento de dicho derribe y enfocarse en él; ya sea el mejor agarre, la acción de uno de los brazos o piernas, las oportunidades para aplicar dicho derribe, el ritmo adecuado o el movimiento explosivo del derribe. Se puede dedicar cierto tiempo durante la práctica de randori de pie para enfocarse en las actividades de un elemento del derribe como es la potencia del brazo. Es decir, cuando el estudiante realiza un ataque, toda su energía mental y física debe enfocarse completa y exclusivamente en el poder del brazo, sólo en eso y no en otra cosa. Por supuesto que también aplicará los demás elementos del derribe pero no se enfocará en ellos ya que en este ejercicio el enfoque será únicamente en el brazo que lleva la potencia. La manera en que los otros elementos son aplicados o incluso el éxito del derribe se convierten en aspectos secundarios.

También pueden tomarse en consideración y de forma aislada otros elementos como cual es el mejor agarre para optimizar la potencia del brazo, cual es el mejor momento para aplicar la fuerza del brazo mientras los agarres están cambiando, si el brazo de poder fue tirado lo suficientemente rápido, si fue colocado en una posición efectiva, cómo afectó la fuerza del brazo al rompimiento del balance, si se mantuvo durante todo el trayecto hasta completar el derribe, etc.  Este método de aislamiento y enfoque puede luego ser utilizado  para los otros elementos de la acción del derribe: el brazo que engancha, la pierna de apoyo, la pierna activa y del ángulo de ataque. Después el aislamiento y el enfoque pueden ser empleados en acciones combinadas del brazo de poder y del brazo que bloquea, luego en acciones combinadas de la pierna de apoyo y de la pierna activa, después en las acciones combinadas de todos los elementos.  Este es solo un ejemplo de cómo  el método de aislar para educar puede utilizarse para mejorar  habilidades específicas del Judo.
A continuación hay una lista de habilidades específicas que pueden aislarse y practicarse con un propósito.

  1. RANDORI DE PIE

 

  1. Analizar los patrones de desplazamiento para encontrar oportunidades de derribe.
  2. Atacar continuamente por 5, 10 o 30 segundos.
  3. Evitar ataques y defenderse en el último momento.
  4. Combinar secuencias usando 2 o 3 derribes.
  5. Posicionamiento correcto.
  6. Contra derribar en cada ataque.
  7. Defenderse agarrando con una mano.
  8. Defenderse agarrando con una mano y con los ojos cerrados.
  9. Defenderse sin agarrar.
  10. Defenderse sin agarrar y con los ojos cerrados.
  11. Juicio de la distancia.
  12. Diferentes posturas.
  13. Incitar a ser atacado y defenderse bloqueando con el cuerpo.
  14. Incitar a ser atacado y defenderse moviendo el cuerpo para evadir.
  15. Ataques explosivos.
  16. Sentir los patrones de movimientos.
  17. Hacer una finta en la dirección opuesta antes de atacar.
  18. Espíritu de pelea--- maximizar el esfuerzo.
  19. Seguimiento
  20. Agarrar y atacar después de 5 segundos.
  21. Agarrar y atacar inmediatamente.
  22. Pelear agarrando.
  23. Agarrar muy suavemente.
  24. Agarrar con mucha rigidez.
  25. Armonización.
  26. Sólo lado izquierdo.
  27. Moverse libremente y sin inhibición.
  28.  Moverse libremente y sin inhibición usando pasos largos.
  29. Moverse libremente y sin inhibición usando pasos cortos.
  30. Sacar de balance.
  31. Solo Ashi waza.
  32. Solo Koshi waza.
  33. Solo Ma-sutemi-waza.
  34. Solo Te-waza.
  35. Solo Yoko-sutemi-waza.
  36. Practicar con los ojos cerrados.
  37. Solo lado derecho.
  38. Seleccionar un derribe específico y un(os)  elemento(s).
  39. Rodear las embestidas.
  40. De pie, candados al brazo.
  41. Potencia del derribe--- velocidad y distancia
  42. Derribar usando el movimiento del oponente.
  43. Derribar usando la reacción del oponente.
  44. Timing.
  45. Transición --- Estando de pie a aplicar el agarre.
  46. Transición --- Estando de pie a aplicar choques.
  47. Transición --- Estando de pie a candados al brazo.
  48. Forcejear.
  49. Usar solo un agarre de cuello y manga.
  50. Usar solo un agarre de solapa y manga.
  51. Usar solo agarres cerrados.
  1. RANDORI EN EL PISO

 

  1. Un candado de brazo específico.
  2. Un choque específico.
  3. Un agarre específico.
  4.  Atacar desde la guardia.
  5. Ser sujetado antes de escapar.
  6.  Estar a punto de recibir un candado al brazo antes de escapar.
  7.  Estar a punto de recibir un choque antes de escapar.
  8.  Estar a punto de ser sujetado antes de escapar.
  9. Cambiar agarres cada 10 segundos.
  10. Completar un círculo completo usando agarres.
  11. Completar medio círculo usando agarres.
  12.  Defenderse desde la guardia.
  13. A partir de un choque atacar con candado al brazo
  14.  A partir de cada agarre atacar con un candado al brazo.
  15.  A partir de cada agarre atacar con un choque.
  16. Solo guardia --- sin enredar con las piernas.
  17.  Practicar a toda velocidad durante un tiempo determinado.
  18. Practicar desde una posición de montado.
  19. Practicar solo desde una posición frontal.
  20. Practicar solo desde una posición lateral.
  21.  Ir al suelo desde una posición de pie --- permanecer en el piso hasta que se indique.

Enfocándose cada semana en una de estas habilidades, llevará más de un año completar la lista. Y obviamente será muy difícil notar el desarrollo de las habilidades puesto que no se le da el tiempo suficiente a cada tema.  Para que la Práctica con un propósito sea efectiva, el estudiante primero deberá seleccionar una media docena de temas para que en cada sesión de randori deje 5, 10 o 15 minutos para enfocarse en el tema seleccionado. Podrá seleccionar 1, 2 o 3 temas durante cada sesión, esto dependerá de cada tema seleccionado  pues algunos requieren mucho más tiempo que otros. Naturalmente, mientras más tiempo se dedique a la práctica con un propósito más rápido se verán los resultados.