Actitud

  Por Sam Allred
 

Actitud significa, en el contexto de este sitio Web, tu propia manera de ser mentalmente cuando estás confrontándote con la necesidad de pelear. El concepto de defenderte de tu atacante es una decisión mental negativa y no es la actitud mental correcta. La “autodefensa” significa que te defenderás del agresor. Casi implica una situación deportiva, donde te proteges de los ataques de tu rival sin ser agresivo o violento. Para mí, una buena actitud para pelear significa que tu propia mentalidad está bien entrenada y que el agresor se convierte en la víctima en tu mente.

La técnica de pelear o entrenar en las artes marciales, o ganar una cinta de rango alto, será solo hasta ahora en una pelea callejera real donde tu oponente intentará dañarte. Para ganar tienes que desarrollar mentalmente la habilidad, en lugar de los temores que puedas encontrar antes de una pelea y así controlar la situación, o tu enemigo la controlará en tu lugar. Puede ser que te provoque porque siente que te puede dominar, pero si descubre lo contrario de esto, el ambiente entero de la pelea cambiará. Haz sentir al agresor que tú eres el agresor, que él no es el malo, sino tú. Cambia tu miedo por enojo, mejor aún, muestra ferocidad. Si esperas a que te ataque en lugar de atacar primero, cuando reacciones será demasiado tarde. Si pierdes tu oportunidad de ganar, quizá no tengas otra.

Considérate el peleador callejero más cruel y el más loco en el mundo y a él como algo para destruir. Trata de verte en el papel de un gigante enojado con una actitud de “te voy a matar” que muestre total ferocidad. “No importa lo que me hagas, pronto me recuperaré y te voy a destrozar a toda costa.” Golpea, raja, despedaza, codea, muerde, escupe, patea de una manera despiadada, pero sin pánico y mientras permaneces alerta. Este tipo de actitud puede compensar deficiencias en tu habilidad técnica para pelear, o puede posiblemente duplicar la efectividad de un buen entrenamiento que hayas desarrollado. Después de la riña retírate de la escena si puedes, no esperes que te feliciten. Después, si es necesario, recurre a ayuda legal.

La naturaleza de mi personalidad no me permite intimidar a mi oponente antes de la pelea, ni tirar a matar durante la pelea. Puedo estar sonriendo antes de una pelea, y durante la pelea puedo estar serio, como en cualquier asunto de negocios. Tal vez es mi crianza o mi educación lo que me impide sentirme bien mientras me comporto como un salvaje, pero si alguna vez me veo en la necesidad de pelear, sé que puede ser bueno intimidar a un oponente y comportarme como un salvaje con él.

 

<< Regresar a Publicaciones

 
 
Email Sam Allred
Site meter