Consejos para pelear en la calle

  Por Sam Allred
 

1. ¡No se pelee!

Otra vez, casi todas las peleas se pueden evitar. Anticipe posibles confrontaciones y tome precauciones para que no se conviertan en peleas. Platique con su adversario, escúchelo sin ofenderlo verbalmente a él o a sus acciones de una manera personal. Enfréntese al problema y no a la persona. Recuerde que en una pelea usted no siempre será el ganador y perder puede costarle incapacidades tales como ceguera o parálisis para el resto de su vida. También, un porcentaje de la población lleva patógenos, que pueden ser transmitidos fácilmente por la sangre.

2. Pelee sólo cuando te sientas seguro de que vas a ganar.

De lo contrario sería estúpido pelearse. Si se tiene que pelear, entonces hágalo inteligentemente, con toda la habilidad y ferocidad posible. Si te lastima no dejes que se dé cuenta, a menos que estés simulando estar herido para distraerle, lo ideal al momento del enfrentamiento es que deberías pelear implacablemente, intensamente, aún alocadamente, pero con técnica, habilidad, conocimiento y sobre todo con una mente calmada.

3. Atine sus golpes.

Un golpe al plexo solar (abajo del hueso del pecho) probablemente va a lastimarlo más que varios golpes al pecho. Impacte continuamente a las áreas vitales.

4. A veces la decepción funciona.

Actúe como un cobarde y después ataque. Actúe como loco. Descontrole en su ataque, arrójele unas monedas o un pañuelo hacia su cabeza, entonces lo ataca. Voltéese como si se fuera a ir y ataque con una combinación de patadas traseras. Grite para confundir y mentalmente desarmar a su atacante. Este grito también sirve para apretar los músculos de su cuerpo. Estas técnicas son difíciles para mucha gente al principio y tal vez no sean muy importantes para ti, pero representan otra arma más en su arsenal para salir avante en una pelea callejera.

5. Apriete los músculos de su cuerpo cuando ataque o se defienda.

Si por ejemplo, los músculos de su puño, brazo, hombro y pecho están blandos cuando usted dé un golpe, probablemente no le haga algún daño satisfactorio a su atacante. Póngase apretado en la práctica también. Por ejemplo, no es lo mismo ser golpeado por un costal de plumas de ave de 10 Kg. que ser golpeado con un ladrillo de 10 Kg.

6. Cuanto más fuerza (o momento de movimiento) tengan sus golpes, patadas más daño hará.

La fuerza se determina por la masa de su miembro al atacar, su cuerpo y la velocidad con lo que lo mueva. Si usted es grande, usted tiene fuerza para dañar sin moverse tan rápidamente. Si usted es una persona mas chica, usted puede hacerla metiéndole velocidad, además de usar su peso y fuerza y con la musculatura apretada. Lo ideal, es que gracias a la velocidad, su oponente sienta el golpe antes de verlo.

7. Todas las formas auténticas de pelear pueden ser buenas.

No hay nada incorrecto o malo en utilizar cualquier técnica, y no hay nada de malo inherente con saltar, rodar, machetear, patear girando, etc., que a veces funcionan y a veces son solo para lucirse. Pero si uno se pasa todo el tiempo practicando estas habilidades, podrá condicionarse para usarlas en la calle en lugar de usar técnicas posiblemente más efectivas y menos peligrosas.

8. Siempre esté preparado para su próximo movimiento.

Se requieren combinaciones de insistencia. El cuerpo humano es duradero y una técnica pueda no ser la adecuada. El primer movimiento de una pelea es crítico. Las técnicas de “combinaciones” en este libro se pueden y se deben aprender para que no se ejecuten como un movimiento detrás de los otros movimientos, sino como un flujo poderoso, continuo y rápido de los movimientos. Los varios movimientos de las técnicas de combinaciones normales en este libro se deben completar en menos de dos segundos cuando se ejecutan correctamente. Aún cuando su oponente ha sido derribado, este puede recuperarse y derrotarlo a usted, si usted se lo permite. Pero cuando usted haya ganado, pare.

9. ¡Permanece en condición!

¿Puedes aguantar una dura pelea callejera si estas en mala condición física? Lo menos que puedes hacer es permanecer en buena condición (usando pesas, ejercicios aeróbicos, o algo similar), también necesitas entender que una “buena quijada” no se desarrolla, tienes que nacer con ella (estructura de hueso pesado y grueso). Hay un dicho familiar en los círculos de entrenamiento Olímpico que dice: “para llegar a ser un atleta Olímpico, tienes que escoger bien a tus padres”. Solo puedes hacer el mejor posible para ti. Véase las fotografías en la sección “Bruce Lee--Largatijas Con 3 Dedos”, para entender mejor la condición de Bruce.

10. ¡¡ Practica, practica, practica!!

Practica todas las técnicas que puedas desarrollar. Todas las técnicas no están diseñadas para toda tipo de gente, depende de la medida y estructura del cuerpo, coordinación, y su musculatura. Todo el mundo simplemente no puede ser jugador de fútbol, un jugador profesional de básquetbol, o un peleador selecto que puede ser el maestro de todas las técnicas. Haz lo mejor que TU puedas.

 

<< Regresar a Publicaciones

 
 
Email Sam Allred
Site meter