Distracciones y Movimientos Continuos

  Por Sam Allred
 

Distracciones

Las distracciones pueden verse como una forma de engaño o algo como un truco sucio. Pero las reglas de decencia generalmente no prevalecen en la calle y si un truco hace la diferencia entre ganar o perder, entre ser lastimado o no ser lastimado, acabar ciego o paralizado de por vida o no, entonces el truco debe tomarse en cuenta.

El concepto mejor conocido de distracciones son bromas para decirle al oponente que sus agujetas están desatadas. Cuando él mire hacia abajo atacas. Por ejemplo: el mago puede usar una distracción para provocar que el espectador mire una mano mientras es la otra mano la que está secretamente manipulando una moneda para que haga que aparezca o desaparezca.

En una pelea callejera la distracción puede usarse momentáneamente para llamar la atención o concentración del atacante. Puede ser una expresión fea de la cara o de repente un vistazo en otra dirección.
Puede ser que le des la espalda a tu oponente como yéndote en lugar de pelear, mientras realmente estás dando una patada trasera. Puede ser bueno aventar unas monedas o un pañuelo a su cara, con la esperanza de hacer que levante las manos preparándolo para tu ataque a la sección media del cuerpo y así tengas un segundo o dos para correr y escapar. Puede ser un ademán de un puñetazo arriba a su cara o como una patada lateral dada a la sección media del cuerpo.

Escupir en la cara de tu oponente o aún escupir al piso, puede distraerle el suficiente tiempo para poder atacar. Cualquiera que sea la estrategia que tu oponente no esté esperando, lo obliga a tomar su tiempo para acondicionar su mente a un nuevo tipo de circunstancia.
Usa tu propia imaginación para proyectar otras técnicas de distracciones si te sientes cómodo con su uso. Las sorpresas de distracción son tan efectivas en riñas callejeras como lo son las estrategias de los ejércitos en la guerra. La distracción puede ayudarte a ejecutar
acciones ofensivas inesperadas.


Movimientos continuos

Si crees que puedes depender de un solo ataque en una pelea, es posible que te lleves una gran sorpresa. El cuerpo de tu atacante debe ser muy resistente durante la estresada situación de una pelea callejera, por lo que logra aguantar mucho el dolor y el daño y así continuar peleando y herirte. Un solo puñetazo o patada no importa cuán poderosa sea, no alcanza a ser suficiente, por esa razón cada uno de tus ataques deben ser seguidos por un ataque y otro hasta que tu agresor esté en el suelo para entonces continuar con las técnicas de pelea en el piso hasta que él ya no pelee y se rinda. Aún así es necesario continuar con más ataques seguidos para evitar que se levante y posiblemente te lastime. Esta es una regla que debe ser seguida.

Cuando las técnicas que están descritas en este libro involucran sólo uno o dos movimientos, queda a tu criterio darte cuenta cómo desarrollar movimientos continuos que deban estar basados en otras técnicas explicadas aquí.

Los estilos de pelea Kenpo, Kajukenbo, y Jukensa Kajukenbo están centrados en este concepto y es un concepto necesario en la pelea callejera.

 

<< Regresar a Publicaciones

 
 
Email Sam Allred
Site meter